¿Cómo se procesan los cables y en qué se convierten?

cables

Cobre, aluminio, pvc, caucho y polietileno suelen ser los componentes de la mayoría de los cables producidos en el mundo y cada uno de ellos puede ser reciclado con éxito.

En Dalafer llevamos adelante el proceso de los cables de la siguiente manera:
https://www.youtube.com/watch?v=OG3Uy4a3TPM

El cobre se puede reciclar de forma infinita por lo que es importante cuidar los procesos  para evitar que baje su calidad y proteger así su ciclo de vida útil. Después de la plata, el cobre tiene la mejor capacidad de conducción eléctrica de todos los elementos y se usa mayormente para cables, circuitos, transformadores,  plomería, aislantes y baterías.

Por su parte, el aluminio también mantiene sus cualidades aún después de ser reciclado. Es utilizado para la fabricación de estructuras de edificios, aviones, trenes, barcos, autos, bicicletas, camiones y más. Aunque también se emplea con frecuencia en latas de bebidas, papel y reemplaza al cobre en líneas de transmisión de alto voltaje.

Finalmente, el plástico que recubre los cables resulta ser lo más difícil de reciclar. De ser un material puro no presenta mayores inconvenientes pero hay variantes a la hora de aislar el metal conductor que pueden requerir la combinación de cauchos, plásticos, textiles y papeles impregnados. Cada capa de material agregada cumple una función específica y si bien existen algunas técnicas para separarlas, el desafío de los fabricantes reside en optimizar la producción del material para simplificar su posterior reciclaje.