Frente al creciente descarte de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), una industria viene a suplir esta demanda logrando en los componentes una cadena de valor para volver a ser materia prima o para formar nuevamente parte de un nuevo AEE (Aparatos Eléctricos y Electrónicos). Una Pymes con mucha experiencia en el mercado con 40 años de experiencia en el reciclaje en Argentina es Industrias Dalafer SA.

Quienes se encargan de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos

Según estudios realizados y publicados por Laura Maffei y Andrea Burucua (2020) se conoce que sólo entre el 3% y 4% de los RAEE que se generan anualmente se reinsertan en una economía circular en Argentina. De ahí que, mejorar y apoyar a las incipientes industrias que se encargan de su gestión es de vital importancia para la sostenibilidad ambiental. En cuanto a lo que respecta al capital humano, las mismas generan puestos de trabajo que se rigen por las leyes laborales vigentes, además cuenta con el impulso de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), quien desde el 2016 realiza una fuerte campaña acerca del “empleo verde”.

Con los nuevos “empleos verdes” se espera que se trabaje en la restauración y mejora de  calidad ambiental. Al ser una industria de la cual cada vez requerimos más por lo que vamos descartando de RAEE, se espera que progresivamente vaya creciendo el sector del reciclaje y con él la creación de puestos de trabajo decentes.

En este contexto empresas privadas, iniciativas de ESS (Economía Social Solidaria), cooperativas de recicladores, entre otros actores se encargan de extender una vida útil a aquellos aparatos eléctricos y electrónicos (AEE).

Cuando el usuario dejó de percibir como útil a un AEE y lo descarta da comienzo a un nuevo ciclo de recuperación para que ese elemento sea reinsertado en la cadena de valor. Con más o menos variantes podemos 

establecer la siguiente secuencia:

  • Etapa 1: Recolección.
  • Etapa 2: Separación y clasificación.
  • Etapa 3: Desensamblado.

Con respecto a la primera, nos encontramos una importante pluralidad de actores desde el sistema municipal de recolección hasta uno de los trabajadores más vulnerables como el recuperador urbano o “cartonero”. También, se percibe una creciente responsabilidad ciudadana y usuarios particulares llevan a servicios técnicos o instituciones sus AEE.

La segunda etapa es llevada a cabo por  OSC (Organizaciones de la Sociedad Civil), servicios técnicos y distintas entidades públicas o privadas. Ellos clasifican los componentes en descartables o recuperables.

Si llegamos a esta etapa es porque tenemos componentes recuperables ¿qué se hace con ellos? En este caso, lo que interceden son las plantas de tratamiento de reciclaje que tienen certificados para operar con RAEE, definiendo un destino de exportación o mercado doméstico. En Argentina se optó en algunos casos por exportar componentes y que su procesamiento de reciclaje culmine en otro país. Así, también los componentes pueden buscar un lugar en el armado de otro AEE o recuperarse como materia prima.

Exponiéndose así, parece un proceso muy sencillo. Pero esto requiere de una gestión que tenga varias cuestiones en cuenta, como por ejemplo que minimice el impacto ambiental y de salud. Esto último, no solo involucra a la sociedad en general, sino también para el trabajador.

Los beneficios de trabajar con los RAEE son muchos y variados, tales como:

–      Recuperar materiales y con ellos la posibilidad de insertarse en otra cadena.

–      Reducir la cantidad de desechos.

–      Extraer materias primas que son costosas o exiguas.

–      Producir puestos de trabajo decentes.

Si bien actualmente, no hay un marco nacional que legisle sobre qué hacer con los RAEE, la Argentina adhiere a acuerdos internacionales. Asimismo, la Constitución Nacional Argentina en el artículo 41 expresa que: los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, los compromete a preservarlo y en el caso de daño debe recomponerlo. Las autoridades son las que velan por la protección de este derecho y son las encargadas de regular la utilización racional de los recursos naturales y culturales.

INDUSTRIAS Dalafer SA, 40 años de experiencia

Industrias Dalafer SA es una empresa familiar Argentina que abrió sus puertas en 1982 y uno de los logros que la enorgullece es que en 2005 comenzó a operar con RAEEs. La visión de esta PyME es ser: “líderes en el mercado de procesamiento de cables, metales no ferrosos y RAEEs, ofreciendo a nuestros clientes la garantía de confianza en la destrucción de sus residuos”. En el trayecto de 40 años de experiencia es legítimo decir que es un líder en lo que respecta a residuos del conurbano bonaerense.

Los trabajadores de dicha empresa llevan a cabo capacitaciones para mejorar la gestión de RAEE.

Algunos lineamientos para el futuro

Para que se pueda seguir avanzando en la industria de los RAEE, por un lado se espera que se logre una legislación nacional que se complemente con la Ley 24.051 de Residuos peligrosos promulgada en 1992. Por otro lado, es importante impulsar investigaciones para generar datos estadísticos y verificados.

Cabe destacar que la educación ambiental tiene que visibilizar y sensibilizar, apuntando a la formación de todos los sectores que de alguna manera se relacionan con los AEE (gobierno, empleadores, trabajadores, ciudadano común). De este modo se trabajará en un cambio colectivo en cuanto a nuestras responsabilidades ciudadanas y su impacto en las generaciones venideras.

Industrias Dalafer SA apuesta al desarrollo de estas normativas para seguir en la mejora continua y mantener su competitividad en el mercado. 


Bibliografía consultada

Maffei, Laura y Burucua, Andrea (2020), Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) y empleo en la Argentina Buenos Aires; Oficina de país de la OIT para la Argentina.