Gestión y tratamientos de cables

Los residuos de cables son retirados desde su organización, siendo trasladados con camiones propios y con el Manifiesto de Transporte para Residuos Industriales No especiales (RINE) emitido a través de OPDS hacia nuestra planta de tratamiento ubicada en Quilmes.

Una vez arribados allí, comienza su procesamiento, el cual consta en una primera instancia del doble paso por una máquina trituradora, a fin de conseguir un material dimensionado, conformado por plástico y cobre, o aluminio dependiendo del tipo de cable procesado.

En una segunda instancia, el resultado de esta molienda se envía a una planta procesadora que separa el plástico del metal.

El cobre resultante del proceso es enviado a fundición para la fabricación de productos semielaborados como: barras, planchuelas o alambres. Mientras que los resultantes de aluminio se envían a fundición para la fabricación de elementos destinados a la construcción, como aberturas, puertas, ventanas, etc.

Finalmente, el plástico es enviado a plantas de reciclaje, en donde vuelven a transformarlo en productos como bolsas de residuos y elementos de seguridad vial, entre otros. O bien, en el caso que el mismo no sea de la calidad requerida, se le da disposición final en la CEAMSE.

Una vez finalizado el servicio se emitirá:

  • Certificado de Operación de  RINE  (OPDS)
  • Certificado de Destrucción donde figuran los datos de nuestras habilitaciones tanto a nivel nacional como provincial
  • Informe de Trazabilidad, el cual consta de un detalle acerca del proceso realizado, el tipo de los materiales obtenidos y su destino final, incluyendo una descripción de los procesos de reciclado.

Gestión y tratamiento de RAEEs

Industrias Dalafer S.A. realiza la gestión de sus RAEEs; ya sean electrodomésticos (RAEEs Línea Blanca), baterías, celulares, computadoras, residuos informáticos, etc.

El proceso de gestión puede constar del retiro desde su organización y el transporte hacia nuestra planta con camiones propios, emitiendo el Manifiesto de Transporte de Residuos Especiales generado por OPDS; o de su entrega con transporte habilitado que cuente con dicha documentación.

Una vez arribados en planta, los mismos son descargados y clasificados en la Zona de Residuos Especiales. Luego se procede a la inutilización, destrucción, desarme, y desmembramiento de los mismos, separando con especial cuidado los constituyentes peligrosos y brindándoles el trato adecuado que los mismos requieren.

Finalmente, los distintos tipos de materiales resultantes son separados, segregados y clasificados para su reciclaje o envío a disposición.

Los materiales plásticos y metálicos resultantes del desarme son reciclados en el mercado interno, mientras que los circuitos impresos y baterías son almacenados por cortos períodos hasta su exportación. Luego, estos residuos son enviados a empresas ubicadas en el exterior (a países como Bélgica, Alemania y China) donde son tratadas mediante tecnologías que permiten la recuperación de sus materias primas y la reducción al mínimo de los residuos generados.

Una vez finalizado el servicio, se emitirá:

  • Certificado de Tratamiento como Operador de Residuos Especiales generado por OPDS.
  • Certificado de Destrucción donde figuran los datos de nuestras habilitaciones tanto a nivel nacional como provincial.
  • Informe de Trazabilidad, el cual consta de un detalle acerca del proceso realizado, el tipo de materiales obtenidos y su destino final, incluyendo una descripción de los procesos de reciclado.
Listado de materiales RAEEs

Gestión de transformadores eléctricos

El transformador puede estar libre de aceites, o de lo contrario, los aceites contenidos deben poseer los valores mínimos de PCB permitidos en la legislación actual (Ley Provincial de Residuos Especiales N° 11.720). En este caso, el proveedor deberá entregar un certificado que especifique esto último.

El retiro es realizado empleando camiones propios y emitiendo el Manifiesto de Transporte de Residuos Especiales generado por OPDS para su transporte hasta nuestra planta de tratamiento en Quilmes.

Una vez descargados en la planta (en la Zona de Residuos Especiales destinada para los Transformadores), se procede con su desarme.

En primer lugar, en caso de que contenga aceite, se realiza el retiro del mismo y se envía a un operador habilitado para su tratamiento.

El resto del transformador se desarma manualmente, extrayendo el interior con grúas telescópicas o bien, puentes grúas, separando, segregando y clasificando los materiales resultantes de su desarme para su reciclaje o envío a disposición.

La chatarra de hierro es enviada a acería para su fundición; las bobinas que contienen cobre cubierto de papel impregnado en aceite son tratadas de manera tal que el papel es separado y enviado a un operador mientras que el cobre es fundido para la fabricación de barras, planchuelas, etc.

Los residuos resultantes del proceso de gestión de transformadores como aceites, trapos, maderas, cartones, o papeles impregnados en aceites, son dispuestos por incineración en operadores habilitados, generando el certificado correspondiente.

En el caso de transformadores de gran potencia, el desarme anteriormente descrito se realiza in-situ, y se transportan las partes del mismo hacia nuestra planta de tratamiento en Quilmes emitiendo el Manifiesto de Transporte de Residuos Especiales generado por OPDS correspondiente para su acondicionamiento para reciclaje o envío a disposición.

Una vez finalizado el servicio, se emitirá:

  • Certificado de Tratamiento como Operador de Residuos Especiales generado por OPDS.
  • Certificado de Destrucción donde figuran los datos de nuestras habilitaciones tanto a nivel nacional como provincial.
  • Informe de Trazabilidad, el cual consta de un detalle acerca del proceso realizado, el tipo de materiales obtenidos y su destino final, incluyendo una descripción de los procesos de reciclado.

Destrucción e inutilización de material

Industrias Dalafer brinda servicios de destrucción e inutilización de mercaderías, de acuerdo a los requerimientos del cliente, con certificación por escribano o con personal asignado por el mismo, con quienes se coordinará el día y la hora para realizar la identificación, inutilización y destrucción de los materiales.

El retiro puede ser efectuado con camiones propios desde su organización y  trasladado hacia nuestra planta; o bien, pueden ser transportados por su empresa.

Una vez recibido el material, se separan y clasifican los distintos tipos de materiales resultantes como ser plásticos, cables, hierros, metales no ferrosos y otros, para su reciclaje o envío a disposición final según corresponda. De esta manera, ninguno de los materiales ni sus componentes podrán ser utilizados para el fin con el cual fueron diseñados ya que quedarán convertidos en scrap.

De este modo, Industrias Dalafer brinda además, el servicio de destrucción de marca a aquellas empresas que tienen productos que ya no puedan ser ofrecidos para su uso o comercialización, por diversos motivos (fallas o averías de los materiales, material obsoleto, discontinuidad de línea, etc) y material publicitario con imagen corporativa; así como la destrucción de documentos confidenciales de las empresas que después de que hayan perdido validez, requieren ser destruidos.

Algunos ejemplos de las destrucciones realizadas son: celulares, repuestos, maquinaria obsoleta, módems, discos rígidos y herramientas.

Una vez finalizado el servicio, se emitirá:

  • Certificado de Destrucción: donde figuran los datos de nuestras habilitaciones tanto a nivel nacional como provincial
  • Informe de Trazabilidad: el cual consta de un detalle acerca del proceso realizado, el tipo y peso de los materiales obtenidos y su destino final, incluyendo una descripción de los procesos de reciclado
  • Acta de Escribano junto las fotografías y las copias certificadas del remito y detalle adjunto de los materiales.

Gestión de chatarra ferrosa y no ferrosa

Los materiales pueden ser transportados por su empresa hasta nuestra planta; o bien pueden ser retirados y trasladados con camiones propios.

Una vez recibido y descargado el material en planta, éste se separa, se segrega y clasifica para su acondicionamiento para que pueda ser utilizada para su reciclaje en procesos de fundición.

De esta manera, todos los metales mencionados logran ser reinsertados en el circuito industrial y productivo, ya que la chatarra constituye la materia prima básica para la fabricación de acero. Otros metales, (como el aluminio, el bronce y el cobre) son utilizados para la fabricación de productos semielaborados, como barras, planchuelas, alambres, aberturas, puertas y ventanas, entre otros.